¡Bienvenidos a ‘Ayudar con los deberes’!

Un espacio dedicado exclusivamente para ayudarte con tus deberes y a hacer un poco más fácil tu vida de estudiante. Os mostraremos pequeños trucos para vuestro día a día, recomendaciones para cuando tengáis que poneros a estudiar y técnicas para resolver cualquier situación. ¿Estáis preparados? Vamos con la organización del trabajo.


 

ORGANIZACIÓN DEL TRABAJO

La organización es clave a la hora de afrontar cualquier tarea, y más cuando tenemos que lidiar con trabajos de varias asignaturas distintas.

Agenda personal

En primer lugar, es primordial el trabajo con la agenda personal. Puedes marcarte el sábado o el domingo como día para anotar tus tareas según tu horario de la semana. De esta manera tendrás las asignaturas anotadas para poder escribir los deberes de cada una de ellas y conseguirás tener una idea de conjunto sobre que esperar de cada semana.

Además, es completamente recomendable tener la agenda siempre abierta y encima de la mesa durante las clases y mientras trabajas en casa, con la idea de acostumbrarte a hacer uso de ella. Subrayar las tareas acabadas conforme las vas realizando fomentará la motivación por acabar el trabajo y reducirá la ansiedad y la presión por la acumulación de tareas por terminar.

De igual manera, es recomendable apuntar en la agenda las fechas de los exámenes y las calificaciones que vas obteniendo. De esta manera podrás mantener un control sobre ellas y también podrás ver fácilmente la tendencia que llevas.

Distribuir el tiempo

Por otro lado, es importante aprender a distribuir el tiempo de trabajo con las tareas de cada tarde. Para trabajar el compromiso, es buena idea que, en la misma agenda, marques las horas que se van a emplear para cada asignatura. Por ejemplo, deberes de Lengua de cinco a seis.

De igual manera se marcarán también los ratos de descanso fijos; lo recomendable es que sean de quince minutos y sin grandes distracciones, es decir, que no utilices esos quince minutos para estar mirando el móvil o para echar una partida a un videojuego, sino que, preferiblemente, merienda o pasa tiempo con tu familia.

Orden por dificultad

Por último, se considera que lo óptimo es que, a la hora de sentarte a trabajar, comiences por las asignaturas de grado de dificultad medio para pasar a hacer seguidamente las más complicadas y acabar, de esta manera, con las más fáciles. Así se estimula mejor el cerebro y se aprovecha el momento de máxima concentración para trabajar las materias más exigentes.

Este orden puede hacerse según la dificultad que presenten tus asignaturas o según el tipo de trabajo que debas hacer, porque, por ejemplo, siempre será más difícil memorizar para un examen que realizar unos ejercicios de deberes.

En definitiva, la organización del trabajo en casa debe ir orientada a aumentar la productividad y reducir la ansiedad y la presión por la tarea acumulada. Una buena organización hará que rindas más y te sientas más motivado de cara al trabajo diario. La repetición de estos consejos nos conducirá a la adquisición de rutina, elemento indispensable en el éxito académico.

Y hasta aquí la organización del trabajo, esperamos que estos pequeños consejos puedan ayudarte en tu día a día. Consulta nuestro canal para más consejos, échale un vistazo a la entrega anterior de ‘Ayudar con los deberes’, y si tienes alguna duda, puedes dejar en los comentarios cualquier cuestión. Estaremos encantados de ayudarte. ¡Ánimo!

Leave a comment